LAS ROGATIVAS

  Imagen habitual en España
con la sequía de la década de los 40

    La pasada semana volví a creer en la necesidad de retomar el tema del AGUA, cuando leí en varios periódicos, que “el arzobispo de Barcelona ordena a sus párrocos plegarías para que llueva”.

    La noticia me devolvió a mi pubertad, a finales de la DECADA de los CUARENTA, del pasado SIGLO, cuando ESPAÑA sola y aislada de todos los países del MUNDO, excepto de PORTUGAL, no podíamos pedir la ayuda económica de los mismos, para paliar los daños de la “PERTINAZ SEQUIA” que asolaba nuestros campos, en los que una agricultura marginal producía recursos para nuestra SUBSISTENCIA. En este caso, la solución última fue, también, acudir a las ROGATIVAS que proponía la IGLESIA, para conseguir con ellas que DIOS, LA VIRGEN Y LOS SANTOS, se tomaran en serio lo de la sequía, y esta época, climáticamente recurrente en los países MEDITERRANEOS, terminara gracias a la intervención DIVINA.

    Supongo que ahora, lo de las ROGATIVAS no será como antes, en en que salíamos a los campos con SAN ISIDRO en andas, a primeras horas de la mañana, para rezar el ROSARIO de la AURORA, acompañado de cánticos alusivos a la petición de lluvia, de los que aun recuerdo algunas estrofas, como la que decía:

    Los campos se secan
la hierba no nace
y los corderitos
se mueren de hambre.

    La verdad es que esta puesta en escena, daba, en muchos casos, buenos resultados, sobre todo cuando cambiaba la LUNA.

    Pero cuando llegaron los PLANES DE DESARROLLO, y empezaron a prestarnos dinero, hasta los gobiernos de una DICTADURA, se dieron cuenta que una de las inversiones prioritarias de ESPAÑA, siguiendo la política hidraúlica de la REPUBLICA, era establecer RESERVAS de agua (así se llaman en francés y en inglés). en los llamados PANTANOS, en los que el agua de las escasas precipitaciones, a veces torrenciales, restaurada la cuenca forestalmente, no arrastraran los horizontes de tierra de nuestros suelos, dejándolos desnudos camino del DESIERTO.

  Pantano de Benageber (Valencia), años 40

    Esta política de acumular nuestras aguas sobrantes, para que se puedan regular y repartir en las épocas de escasez, es la única eficaz llevada a cabo por todos los países llamados como del PRIMER MUNDO. Ninguno de ellos tienen sus territorios, aunque sean SEMIDESIERTOS, parte de ellos habitados por el hombre, sometidos a la escasez de AGUA, necesaria para que la vida sea sostenible, y por tanto liberados de la SED. En ESPAÑA, después de la TRANSICION, parece que cualquier tentación de distribuir el AGUA, de forma SOLIDARIA por todo el TERRITORIO, ha estado condenada al fracaso, como si esta distribución nos condujera a la desigualdad entre todos ellos, en la que estamos desde el principio de los SIGLOS.

    Algunas COMUNIDADES han pretendido blindarse el AGUA, que corre por sus cuencas hidrográficas, y se transfirieron las competencias sobre las mismas, que corresponden al ESTADO CENTRAL, con el único fin de ejercer un falso derecho de propiedad sobre ellas, para negárselas o negociarlas con las comunidades VECINAS, según sus conveniencias. Menos mal que esta apropiación quedó declarada ilegal por la JUSTICIA. Pero alguna otra COMUNIDAD AUTONOMA, entre ellas la de CATALUÑA, logró que le transfirieran las COMPETENCIAS sobre todas las aguas vertientes del PIRINEO ORIENTAL, no se sabe basada en que ARTICULO de la CONSTITUCION, referente las competencias a transferir por el ESTADO, pues ello le permitió vetar distintas actuaciones sobre el río EBRO, sin tener en cuenta que su cuenca ocupa territorios fuera de CATALUÑA como, CANTABRIA, PALENCIA, BURGOS, SORIA, LA RIOJA, ZARAGOZA, HUESCA , TERUEL y CASTELLON. Vamos, que ejercer el derecho de veto sobre unas aguas que discurren por todos estos territorios, no puede conducir a otro objetivo, ahora que ya han destapado sus pretensiones, que a declarar la INDEPENDENCIA.

 

    Los jóvenes que quieren imponer lo que llaman la NUEVA POLITICA, se olvidan que los catalanes SEPARATISTAS, se han pasado más de TREINTA años reivindicando que entre todos los ESPAÑOLES les pagáramos el TRANSVASE del RODANO a CATALUÑA, para que sus recursos hídricos permanecieran intactos en su NUEVO estado independiente, aunque esta operación, que hubiera sido irreversible y de gran coste económico, los llamados viejos políticos no consintieron, por las razones que ahora se ven más claras.

    Es curioso que ahora que los distintos grupos políticos están “dialogando” para alcanzar un pacto de investidura, a ninguno de ellos les preocupa, pues no lo ponen encima de la mesa de negociación un “PACTO SOBRE EL AGUA”, mientras tienen la poca sensibilidad de hablar del ESTADO DEL BIENESTAR, cuando un porcentaje muy alto de españoles , no siempre que abren el grifo, tienen el agua de la misma calidad que el resto, Con estas carencias, imprescindibles para la vida, por mucho que se empeñe la CLASE POLITICA, no pueden convencernos, iniciado el SIGLO XXI, que somos una NACION MODERNA.

    En medio de todo esto, algunos tienen la desfachatez de que, cuando el representante político de algunos de estos pueblos, que están pasando SED, nos vienen a pedir agua, le respondemos demagógicamente que el agua no está para “REGAR CAMPOS de GOLF”, cuando sabemos que estos se riegan con aguas recicladas, y esta mentira no es posible que se pueda seguir vendiendo, como no sea para subvertir los principios más elementales de convivencia, que conducen al enfrentamiento.

    Es hora de ponerse a trabajar, otra vez y cuantas sean necesarias, para resolver los problemas que impiden aprobar el PACTO DEL AGUA, y ponerlo en ejecución cuanto antes, para que todos los españoles podamos sentirnos satisfechos de recibir el mismo trato en cuanto al suministro y la gestión del agua. No es de recibo confiar la solución de este problema a las ROGATIVAS, cuando es el HOMBRE, con sus conocimientos y herramientas disponibles, el que debe, mediante el aprovechamiento sostenido de los recursos que dispone, dar solución a este problema, y no dejaría de ser una temeridad confiar la solución de estos problemas a DIOS, aunque uno sea creyente. No estaría mal hacer realidad aquello de “A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO”