LOS INCENDIOS FORESTALES II

    Comentada la primera parte de la “ Nueva Visión Sobre Los Incendios Forestales”, que el nuevo DECANO del Colegio de Ingenieros de Montes, nos presentó la pasada semana, pasamos a comentar nuestro parecer, sobre la segunda y última parte del dossier preparado al respecto, y que pretendía establecer una visión nueva sobre este fenómeno, de la que, PROFANOS Y PROFESIONALES, estábamos esperando nuevas actuaciones sobre PREVENCION, ORGANIZACION, DETECCION Y CONTROL, para frenar las escandalosas cifras de las SUPERFICIES ARBOLADAS QUEMADAS, durante los últimos CUATRO DECENIOS, en ESPAÑA, y disminuir el número de GRANDES INCENDIOS por temporada. Pero nuestra ESPERANZA quedó en nada. Para aclarar algunos conceptos, me permito recomendar la lectura de mi opinión sobre EL SEGUNDO GRAN INCENDIO FORESTAL DEL 2012, recogido en mi página www.leblic.es el día 5 de julio de 2012.

    Esta segunda parte empieza justificando, “porqué se produce un incendio forestal”, y prácticamente se dice que “el clima mediterráneo con sus veranos prolongados, sin lluvias….”, que viene a ser la misma declaración del POLITICO de turno, “sobre las altas temperaturas que venimos padeciendo”, cuando durante el desarrollo de un GRAN INCENDIO, justifica que se muestra impotente ante lo que es una causa ESTRUCTURAL, y que los INGENIEROS DE MONTES sabemos que esta es la causa BASICA, sobre la que se apoya cualquier PLAN que se redacte para combatir LOS INCENDIOS FORESTALES. Nuestra situación geográfica en el MUNDO, es la que es, por lo que nada podemos hacer por cambiarla, y lamentarse de esta situación queda para los PROFANOS, pues los PROFESIONALES, por nuestros conocimientos, sabemos como debemos proteger nuestros montes arbolados contra los incendios, y debemos convencer a la SOCIEDAD que, con sus impuestos y nuestro esfuerzo intelectual, refrendado ante las UNIVERSIDADES POLITECNICAS CORRESPONDIENTES, estamos preparados para hacer frente con éxito a este desastre ECOLOGICO, que en los últimos CUATRO DECENIOS ha quemado más de DOS MILLONES DE HECTAREAS ARBOLADAS.

    Esta segunda entrega , en realidad, es un corta y pega de una serie de causas de los INCENDIOS FORESTALES, ocurridos en todo el MUNDO, posiblemente tomados de FAO, pues las causas descritas, pueden coincidir con las que tenemos en ESPAÑA, pero aquí no se pueden catalogar como principales. Así, por ejemplo, no se puede criminalizar a los pinares de ser el combustible de nuestros INCENDIOS FORESTALES, “mantra” muy extendido por el ECOLOGISMO, cuando esta es la vegetación típica de los ecosistemas mediterráneos, e identificarla con el fuego, fuera de la regeneración natural, es someterla a incendios por los profanos, que creen que los suelos ocupados por los pinares, una vez incendiados, pasan directamente transformarse en BOSQUES de frondosas. Es un error decir que los BOSQUES de pinares mediterráneos, están “estabilizados a base de especies que necesitan el fuego durante el ciclo reproductivo”, cuando estos se encuentran en continua ascensión “climácica”, para la sustitución de las especies colonizadoras (pinos), por especies nobles (frondosas ), y cuando se produce el INCENDIO FORESTAL, la vegetación entra en REGRESION, retrasándose el proceso al menos un CENTENAR DE AÑOS.

    Hablar de que la “interrupción del pastoreo y la extracción de leña y broza” es causa de que aumente el combustible y se produzcan más incendios forestales forestales, puede suceder en un país del TERCER MUNDO, pero en ESPAÑA desde hace muchos años, como en todos los países desarrollados, existe MAQUINARIA y medios capaces de realizar este tipo de labores preventivas. Todo esto sin olvidar que el pastoreo privilegiado de LA MESTA, fue la causa de la total DEFORESTACION de los BOSQUES de Castilla, entre otros, que en la época que esta se implantó, hace QUINIENTOS AÑOS, la naturaleza, según los historiadores, era un gran bosque de encinas, sabinas y enebros, que ocupaban todo el paisaje. Menos mal que LA MESTA desapareció en 1836, un poco antes de la creación del CUERPO DE INGENIEROS DE MONTES.

    Mencionar como una causa importante “la transformación a uso urbano” de los suelos incendiados, demuestra lo de cortar y pegar de una estadística de la FAO, que decíamos al principio. Pues en ESPAÑA, desde siempre, es ilegal cambiar un suelo forestal, después de un INCENDIO FORESTAL, a suelo urbano. Esto es otro “mantra” ECOLOGISTA, que aunque el tiempo pasa, la mentira se mantiene, por lo que no se puede concluir diciendo que este “tema debe ser investigado”.

    Lo que resulta también curioso, es considerar como otra causa, “la expansión de los usos recreativos de la áreas forestales”, incluyendo LA CAZA Y LA PESCA, como causas de INCENDIOS FORESTALES. Desconozco si en AFRICA o en ASIA, los cazadores furtivos de ELEFANTES O RINOCERONTES, por mencionar dos especies míticas por sus colmillos o sus cuernos, queman grandes superficies de sabana, para concentrarlos en sitios determinados y facilitar su captura. Pero las ESTADISTICAS españolas de los últimos CINCUENTA AÑOS, no destacan que esta causa sea una que necesite una atención especial.

    Estas DOS entregas sobre una “ Nueva visión sobre los incendios forestales”, en nuestra opinión, es de agradecer al EXPERTO que las ha redactado, pero a un INGENIERO DE MONTES le EXIGIRIAMOS las PROPUESTAS DE EJECUCION, después del ANALISIS de la naturaleza y la causas de los INCENDIOS FORESTALES, de lo PLANES TECNICOS para combatir este fenómeno. Es necesario, a la vista de las ESTADISTICAS de los últimos SESENTA AÑOS, un cambio de tendencia en determinados comportamientos, pues los actuales no conducen a los objetivos de reducir el número de incendios, ni el de las superficies arboladas arrasadas por los mismos.

    Si conocemos la superficie FORESTAL ARBOLADA por provincias, comarcas y términos municipales, así como las condiciones de estación en las que vegetan todos nuestros montes, los indices de riesgo y el resto de las variables que intervienen en el comportamiento de un incendio, los INGENIEROS DE MONTES, , como encargados de la conservación de nuestros BOSQUES, estamos obligados a informar a la OPINION PUBLICA que, por nuestra formación, conocemos TODO sobre las medidas preventivas y la designación de los medios adecuados, para su aplicación a combatir LOS INCENDIOS FORESTALES. Este es el mensaje que continuamente debemos EXIGIR que sea lanzado por nuestro DECANO, pues su misión fundamental para la que ha sido elegido, aunque por un MINORI.A MAYORITARIA, es la de defender la PROFESIONALIDAD de todos los COLEGIADOS.

Información adicional