LA HIPOCRESÍA PODEMITA

    Si hubiera que definir la hipocresía, habría que decir que esta queda definida cuando hacemos lo contrario de lo que decimos. Esta manera de actuar es la seguida en sus actuaciones por el partido llamado PODEMOS cuando dice:

    -Ser un partido SOCIALDEMOCRATA, cuando en realidad es un partido de ideología COMUNISTA, ideología que en el último SIGLO ha dejado sumidos en la RUINA, a distintos países del MUNDO más ricos en RECURSOS NATURALES.

    -Estar en la ECONOMIA DE MERCADO, y combatir la PROPIEDAD PRIVADA.

    -Formar parte de la COMUNIDAD EUROPEA, y pedir la salida del EURO.

    -Llevar sus líderes toda su vida integrados en la mayoría de las UNIVERSIDADES PUBLICAS de España, y no ser capaces de denunciar y combatir la CORRUPCION POLITICA de las mismas, que las mantiene entre las CUATROCIENTAS PEORES del MUNDO. Es decir que un licenciado por estas UNIVERSIDADES, tiene a cuatrocientos mejor preparados que él, aspirando a un trabajo en este mundo globalizado, por lo que no exageramos si decimos que estamos preparando para salir a este mercado de trabajo a LICENCIADOS BASURA.

    -etc, etc...

    Pero la HIPOCRESIA de hoy, es la relacionada con la elección de MADRID RIO, para cerrar su campaña electoral, correspondiente a las ELECCIONES DEL 26-J, a este espacio EMBLEMATICO de Madrid, surgido al soterrar unos DIEZ KILOMETROS, de circunvalación de la ciudad, formando un parque urbano de CIENTO VEINTIDOS HECTAREAS, DOS HECTAREAS más que el RETIRO, cuando la obra en sí es la mayor TRANSFORMACION URBANISTICA realizada en MADRID durante el último SIGLO, y a pesar de ello haber sido la obra más SATANIZADA por PODEMOS, al haberse ejecutado por el anterior equipo MUNICIPAL.

    Es de políticamente DESQUICIADOS pensar, como se mantiene, que el impacto ambiental de esta obra es IRREVERSIBLE, cuando una vez terminada, solo ha contribuido a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, tanto URBANA como ante la CONTAMINACION por la circulación de vehículos a motor, que además se puede mantener de forma SOSTENIBLE en el espacio y el tiempo.

    También se DEMONIZO el elevado PRESUPUESTO de esta importante y singular obra, que nos obligó a ser el AYUNTAMIENTO más endeudado de España, sin valorar que si sus elevados INGRESOS puede pagar esta deuda, no es más importante que la HIPOTECA de nuestra vivienda, que tan acostumbrados estamos los ciudadanos a disfrutarla, durante muchos años antes de pagarla. Empeñarse en anular estos principios, solo para CRIMINALIZAR al rival político, por utilizar formas de pago LEGALES, presumiendo sin probarlo que pueden ser ILEGITIMAS, es privar a los ciudadanos de disfrutar de bienes materiales, que les permiten el pago de sus impuestos.

    A pesar de todo lo anterior, la más importante CATEDRA de trasmitir CONOCIMIENTOS del MUNDO, otorgó el premio bienal VERONICA RUDGE, al mejor espacio urbano mejorado por un proyecto a MADRID RIO. Con este importantísimo premio, que otorga la UNIVERSIDAD DE HARVARD cada dos años, se reconoció, el mérito al proyecto más SOSTENIBLE del panorama MUNDIAL, e invitó a que sus proyectistas, redactores y diseñadores, recogieran el correspondiente galardón en BOSTON el pasado día 2 de febrero de este año 2016, haciendo público el fallo la UNIVERSIDAD DE HARVARD con el siguiente comunicado:

    “La ciudad de Madrid intentó dar una alternativa al anillo interior de la M-30, construida en los años 70, además de conectar franjas de la ciudad que habían quedado cortadas por el río…” Añadiendo el propio profesor de diseño urbano que “se han puesto en valor la construcción de nuevas infraestructuras para reparar y regenerar la ciudad...”

    Este PREMIO, que jamás la ALCALDESA y su equipo de gobierno quisieron dar a reconocer, a pesar de ser el más importante INTERNACIONALMENTE que se concede en el mundo de la ECOLOGIA, la ARQUITECTURA y el DISEÑO, fue ocultado al pueblo de Madrid, a pesar de haber estado expuesto el proyecto premiado durante un mes en BOSTON, patrocinado por una de las UNIVERSIDADES más prestigiosas del MUNDO. Siendo lo más raro de esta ocultación que, para el mundo del CONOCIMIENTO, no es posible que tanto la COMPLUTENSE, como la AUTONOMA y la POLITECNICA, centros superiores de enseñanza pública de la COMUNIDAD SE MADRID, que después de transcurrir más de TRES años de la puesta en marcha de este PROYECTO, no hayan manifestado su opinión sobre las bondades del mismo, en los campos del DISEÑO, del MEDIO AMBIENTE, de la SOCIOLOGIA y de la ECONOMIA, y haya tenido que ser la UNIVERSIDAD DE HARVARD, catalogada como la primera del MUNDO en trasmitir conocimientos, la que premie este EMBLEMATICO proyecto como el mejor, a nivel MUNDIAL, ejecutado en el último BIENIO. Como decía el clásico, recién aprobado por la RAE, ¡MANDA HUEVOS!, que todos estos centros tengan su sede en Madrid, ciudad del proyecto premiado, sin que para ellos exista. Sin duda nos merecemos estar entre las peores UNIVERSIDADES del MUNDO, por pasar de no valorar aquello que se presenta ante nuestra vista, arrastrados por los políticos PROGRESISTAS, que se prestan a que el CONOCIMIENTO se someta a la POLITICA, por lo que tardaremos muchísimos años en salir de los fatídicos puestos en los que nos metieron. Mientras dure esta situación,servirá de poco reivindicar más inversiones en I+D+i, pues los propios CLAUSTROS no parecen interesados en trasmitir los conocimientos más avanzados, a todos los profesionales por ellas licenciados, impidiendo que los mismos avancen en el mundo del CONOCIMIENTO.

    Lo peor de negar la existencia de MADRID RIO, atribuyendo a la ejecución del mismo el DERROCHE de nuestros impuestos, es olvidar que más de CIEN MIL madrileños residentes en la zona, se han beneficiado directamente de esta OBRA, quedando liberados en su día a día de las plagas de nuestro tiempo, la contaminación de los humos del soterrado tráfico, junto con los ruidos emanados de la circulación de los vehículos a motor. La mejor respuesta a los PODEMITAS, la pueden encontrar si preguntan a estos beneficiarios directos, pues seguro que responderán, aunque les pese, con un SI ROTUNDO a MADRID RIO. ¡FUERA LA HIPOCRESIA!