EL AGUA QUE MATA

Riada de Málaga, Fuengirola ocurrida el pasado día 4 de diciembre

    Apenas han pasado unos pocos días desde mi último artículo, en el que hablaba del AGUA, como del liquido elemento imprescindible para la vida, invitando a todas las FUERZAS POLITICAS a plantear, como un PROBLEMA DE ESTADO, la falta de disposición para el ser humano de la misma, VATICINIO cuyo cumplimiento se espera que llegue a nuestro PAIS, pasados los próximos 25 AÑOS, cuando nos vemos obligados, por causa de unas precipitaciones TORRENCIALES, tan normales y conocidas en nuestra cuenca MEDITERRANEA que, con una RECURRENCIA no mayor de un lustro. se llevan por delante, hasta tributar en el mar, nuestros SUELOS; abaten parte de nuestras INFRAESTRUCTURAS y VIVIENDAS, de las clases más indefensas ante estas catástrofes, cobrándose incluso sus vidas.

    Transcurrida una semana desde que, el pasado domingo día 4 de diciembre, se produjeron lluvias TORRENCIALES que alcanzaron a la mayoría nuestra cuenca MEDITERRANEA, ya se han anunciado los fondos para que el ESTADO, es decir los CONTRIBUYENTES, paguen parte de los daños ocasionados por esta nueva RIADA, sin que nadie se haya RESPONSABILIZADO de las posibles NEGLIGENCIAS del ABANDONO de la GESTION HIDROLOGICA de las distintas CUENCAS afectadas, todas ellas de REGIMEN TORRENCIAL.

    Cualquier PROFESIONAL, formado en la GESTION DEL AGUA, llegado este momento, aprobadas las primeras INDEMNIZACIONES de los daños producidos, debe DENUNCIAR ante los PODERES PUBLICOS, que se debe volver a que el HOMBRE con las TECNICAS conocidas, sea capaz de laminar las avenidas TORRENCIALES y corregir FORESTAL E HIDROLOGICAMENTE estas cuencas, que desde hace más de un SIGLO están aplicando en todos los países del PRIMER mundo.

    Aquí, desde la SEGUNDA REPUBLICA, siempre hemos tenido un PLAN HIDROLOGICO NACIONAL, que puntualmente asumió la DICTADURA, y que cuando entramos en la DEMOCRACIA la CLASE POLITICA, en general, se abstuvo de volcarse en este tema, para que no le confundieran con el DICTADOR por construir PANTANOS, olvidándose de la GESTION momentánea de las aguas que discurren por las CUENCAS TORRENCIALES, que siempre son el origen de GRANDES CATASTROFES.

Riada de Málaga, Fuengirola ocurrida el pasado día 4 de diciembre

    Sería bueno que algún responsable POLITICO nos dijera cual es el motivo, para que desde hace DOCE AÑOS no dispongamos de un PLAN HIDROLOGICO NACIONAL, y vivamos en un PAIS en el que mientras en la mitad de sus regiones sus HABITANTES pasan SED, en la otra mitad se permiten arrojar las aguas sobrantes que corren por sus CUENCAS al MAR. También sería bueno que nos aclarasen, porque la CORRECCION HIDROLOGICO FORESTAL de todas nuestras cuencas TORRENCIALES, está paralizada desde la TRANSICION DE COMPETENCIAS a las COMUNIDADES AUTONOMAS.

    Me resisto a no tomar como ejemplo a seguir, lo ocurrido HISTORICAMENTE en la cuencas torrenciales de la PROVINCIA de MALAGA, cuya última RIADA CATASTROFICA tuvo lugar el día 27 de septiembre se 2012, hace ahora poco más de CUATRO AÑOS, aunque la primera inundación registrada de la ciudad de MALAGA, siendo causante el rio GUDALMEDINA, ocurrió hace casi CINCO SIGLOS, en 1554, repitiéndose periódicamente en el tiempo, hasta que a finales del siglo XIX una plaga de FILOXERA, que hizo desaparecer el viñedo malagueño, causando el abandono de todas estas fincas, que trajo consigo la total DEFORESTACION de las laderas del GUDALMEDINA, lo cual provocó un incremento de las grandes avenidas de tierra y lodo, que ocasionaron multitud de daños materiales y muertes humanas durante años sucesivos, siendo en 1901, 1902, 1905 y 19907 cuando fueron las riadas más desastrosas, sobre todo la del 24 de septiembre de 1907, cuando un periodista malagueño, testigo de los hechos, enviaba a un periódico americano la siguiente crónica sobre la inundación; “Desde lo alto de un montón de escombros veía las casas en ruinas, calles obstruidas por el lodo, paseos arrasados… Me parece que vuelvo a ver el remolino de las aguas y flotando sobre ellas seres desnudos, que alzaban las manos suplicantes, luchando desesperados contra la corriente, cadáveres que se deslizaban buscando en el mar la inmensa sepultura…En algunas calles el barro alcanzó tal altura, que solo era posible entrar en las casas por los balcones…”

    La descripción de esta CATASTROFE, sin que entonces la TV la trasmitiera en DIRECTO, causó una honda preocupación en el PUEBLO ESPAÑOL, que exigió a los PODERES PUBLICOS actuaciones en la cuenca, para paliar los daños de estas RIADAS RECURRENTES. Sus quejas fueron escuchadas por el entonces JEFE DEL ESTADO, el REY ALFOSO XIII, que un mes después, acompañado por el PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS, Don ANTONIO MAURA, visitaron la ciudad, y la expresión del MONARCA, al ver el PANORAMA que contemplaban sus ojos fue: “CREIA GRANDE EL DESASTRE, PERO NO TANTO”

Riada de Málaga, Fuengirola ocurrida el pasado día 4 de diciembre

    Esta visita trajo consigo la decisión de paliar estas avenidas, procediendo a la CORRECCION HIDROLOGICO FORESTAL de la cuenca del GUADALMEDINA, con la construcción de la presa del AGUJERO, para la RETENCION de las AVENIDAS, y la REPOBLACION FORESTAL de la CUENCA. La presa fue construida y terminada a finales de los AÑOS TREINTA. y solo se repoblaron 5000 HECTAREAS, en la cabecera de la cuenca, paralizándose estas labores en la DECADA de los años CINCUENTA del pasado SIGLO.

    Estas infraestructuras, corrigieron en parte la cuenca del GUADALMEDINA, sin que se pueda entender porqué después de transcurridos más de MEDIO SIGLO, la TOTALIDAD de la misma no se haya repoblado, con las trágicas consecuencias que ello sigue trayendo consigo. Pero lo más grave, dentro de esta misma provincia de MALAGA, es que todas sus CUENCAS TORRENCIALES que vierten al MEDITERRANEO, están esperando ser CORREGIDAS, por lo que no nos pueden sorprender las CATASTROFES recientes como la de FUENGIROLA, antiguo pueblo de pescadores, que al transformarse en GRANDES URBES, con un URBANISMO que no contempla las peculiaridades torrenciales de las cuencas sobre las que se asienta, sometiendo a sus edificaciones a soportar los efectos RECURRENTES de las RIADAS, que todos los años generan las descargas de las GOTAS FRIAS, y de las cuales, las más perjudicadas, como en todas las catástrofes, suelen ser las clases socialmente con menos recursos.

    Afortunadamente, aunque con nulos resultados, el MINISTERIO DE HACIENDA, en su informe sobre los PRESUPUESTOS de 1987, advirtió de la necesidad de aumentar las partidas sobre la CORRECCION HIDROLOGICA FORESTAL, por el elevado COSTE DE OPORTUNIDAD que suponía todos los años el derrumbamiento de nuestras modernas INFRAESTRUCTURAS, unido a la perdida de vidas humanas, y que cada año crecería más.

    Si los PROFESIONALES de la GESTION DEL AGUA, no somos capaces de conseguir, que las actuales ADMINISTRACIONES se pongan de acuerdo para REDACTAR y EJECUTAR un PLAN de CORRECCION de todas nuestras CUENCAS TORRENCIALES, para evitar que cada año que pase, y no precisamente por el CAMBIO CLIMATICO, los daños CATASTROFICOS, incluidos la GALOPANTE pérdida de SUELO, por la carencia de cubierta VEGETAL, sean mayores, será un FRACASO ROTUNDO de este COLECTIVO.

    Cuesta pensar que cierta CLASE POLITICA, junto con una gran mayoría de MEDIOS DE COMUNICACION, den más importancia a una REFORMA CONSTITUCIONAL, que el PUERLO SOBERANO no está pidiendo, que a un PLAN NACIONAL DE CORRECCION HIDROLOGICO FORESTAL, para evitar la muerte segura de seres HUMANOS, cada vez que descarga una GOTA FRIA.¡QUE DIOS NOS AMPARE!