SE ACABA EL INVIERNO

granviatrafico

 

    Cuando la luz del día dura más de una hora y media, que el día del principio del INVIERNO, y cuando levantamos la vista hacia el SUR, y vemos a las AVES MIGRATORIAS como vuelven hacia el NORTE, formando con la silueta de sus vuelos una FLECHA, es una señal inequívoca que el INVIERNO CLIMATOLOGICO está expirando, y que la SAVIA de los árboles se mueve, empezando a mostrar muchas especies sus ramas floridas, anunciando claramente la próxima llegada de la PRIMAVERA.

    Pero hace poco más de una SEMANA, asistí a una conferencia que se titulaba LOS ARBOLES Y LA VIDA, cuyo CONFERENCIANTE era un ingeniero de montes, coetáneo mio, y el auditorio estaba compuesto, en su mayoría, por profesores EMERITOS DE LA POLITECNICA, de todas las ESCUELAS y ESPECIALIDADES.

    Como no podía ser de otra manera, el conferenciante dedicó la mayor parte de su intervención a destacar, que el principal enemigo de LOS ARBOLES, por nuestra situación geográfica, mayormente MEDITERRANEA, eran los INCENDIOS FORESTALES, por lo que me acordé de aquella MAXIMA que predica MUCHA GENTE

    “QUE LOS INCENDIOS SE APAGAN EN INVIERNO”

    Por lo que estando a punto de terminar esta ESTACION, ni siquiera mencionó, algunos de los planes PREVENTIVOS ejecutados por las MULTIPLES ADMINISTRACIONES FORESTALES, tantas como AUTONOMIAS, para cumplir con aquella MAXIMA. Por lo anterior sospeché que, como hace más de CUATRO DECADAS, no existe la menor VOLUNTAD POLITICA de dedicar ni UN SOLO EURO a la PREVENCION. Este es el motivo por el que acudo a recordar el INVIERNO, aun estando convencido que pasará otro año más, sin que en esta estación aprovechemos el LETARGO de los ARBOLES, para prepararlos mejor, contra su COMPORTAMIENTO ante LOS INCENDIOS.

granviatrafico

 

    Pero mi compañero se atrevió a criticar en público, por primera vez, las ORGANIZACIONES existentes jamás recomendadas para combatir los INCENDIOS FORESTALES, denunciando que existen AUTONOMIAS en las que la PREVENCION. la EXTINCION, y la ADMINISTRACION FORESTAL, dependen de distintas CONSEJERIAS, cuando esta dispersión de organización no existe en ninguna parte del MUNDO, para combatir este problema.

    Por primera vez, también le oí denunciar que como un fenómeno que presenta VEINTE MIL CONATOS de inicio, en su mayoría, en dos meses, se puede considerar una EMERGENCIA. Si los INCENDIOS FORESTALES no se presentan de una forma ALEATORIA, sino SISTEMATICA, es una irresponsabilidad no contar con ORGANIZACIONES con MEDIOS SUFICIENTES y MANDO UNICO, para combatir este fenómeno. Si las COMUNIDADES AUTONOMAS solo son responsables de declarar el nivel de gravedad de sus INCENDIOS FORESTALES, sin disponer de PLANES para su COMBATE, no habrá ni MEDIOS AEREOS ni UMES suficientes, dependientes del ESTADO, como así sucede, para satisfacer a todas las PETICIONES AUTONOMICAS.

    Algunas veces me he referido a determinadas AUTONOMIAS, que no quieren darse cuenta, que en los últimos CUARENTA AÑOS, su TASA DE QUEMA PERMISIBLE (superficie arbolada) se ha multiplicado por NUEVE, a pesar de las inversiones más que generosas para combatir los INCENDIOS FORESTALES, pues somos el país con vegetación mediterránea, que más gasta por HECTAREA ARBOLADA PROTEGIDA. Estas TASAS DE QUEMA indican una catastrófica GESTION de los los recursos empleados, sin que a la CLASE POLITICA les preocupe cambiar estas tendencias, entrando en una dinámica difícil de salir, como “la de los cálidos veranos que tenemos que soportar”, o “la insuficiencia de los medios de que disponemos”

    No soy muy partidario de emplear las estadísticas y los números, pero cuando en las últimas DOS DECADAS se han quemado UN MILLON DE HECTAREAS ARBOLADAS, equivalente a QUINIENTOS MILLONES DE ARBOLES, número de árboles y superficie a la que han contribuido todas las AUTONOMIAS, algunas con la cuarta parte de su superficie de BOSQUES, hay que concluir que las cifras reflejadas son ALARMANTES. Sobre todo para los habitantes del MEDIO RURAL, que cuando pasa el verano y miran al monte, lo que encuentran es un PAISAJE destruido, así como la DESAPARICION de otros recursos intangibles que disfrutaban.

granviatrafico

 

    A pesar de las anteriores cifras, equivalentes a que cada español, incluidos los recién nacidos, hubiéramos echado a la chimenea, en este periodo de tiempo, DOCE grandes árboles, es curioso que ante estos DATOS, ninguna institución pública, ni asociación privada, subvencionada o sin subvencionar, con o sin ánimo de lucro, que presumen de defender la NATURALEZA, levanten la voz para exigir que se frenen estas catastróficas situaciones de lenta EUTANASIA, hacia seres vivos (los árboles) que no pueden salir corriendo, pues su destino es morir de pie, aunque sin haber alcanzado la total madurez.

    Lo peor de todo esto, es que los representantes de los PODERES PUBLICOS nos engañan, aunque no a los PROFESIONALES, y nos dicen que nunca se invirtió tanto en CONSERVACION DE LA NATURALEZA, cuando en este capítulo incluyen una serie de conceptos, que nada tienen que ver con corregir los problemas inmediatos y urgentes, que de forma sistemática destruyen la misma. Se eligen como inversiones prioritarias, temas como el CAMBIO CLIMATICO, cuando se dice que estos no se manifestaran antes de un SIGLO, por lo que para entonces, al ritmo que quemamos nuestros BOSQUES, estas manifestaciones forestales terminarán por ser RESIDUALES, mientras nuestros suelos INFORESTALES crecerán de forma VERTIGINOSA. En tanto esto sucede, AÑO a AÑO, la ADMINISTRACION FORESTAL, presionada por ECOLOGISTAS y CALENTOLOGOS, se encuentra satisfecha de la política, por nadie discutida, que se sigue en materia de CAMBIO CLIMATICO, aunque estas inversiones solo supongan MAGRAS SUBVENCIONES para seguir existiendo sus PREDICADORES.

    Lo mejor de la conferencia llegó al final, cuando el CONFERENCIANTE preguntó el motivo por el que el número de INCENDIOS FORESTALES anuales, pasó de menos de DOS MIL, en la DECADA de los SESENTA, a más de VEINTE MIL en la de los OCHENTA. La pregunta no deja de ser RETORICA, pues los PROFESIONALES sabemos, que el galopante aumento del número de estos, es consecuencia del total olvido de la PREVENCION.

    Perder un INVIERNO más, para olvidarse de PRIORIZAR las inversiones en la PREVENCION de los INCENDIOS FORESTALES, seguirá contribuyendo a la destrucción de nuestros BOSQUES, que después de las últimas CUATRO DECADAS, muchos de ellos, están pasando DEL UMBRAL DE LA REVERSIBILIDAD, y necesitan un cambio de TENDENCIA URGENTE, antes de su total DESAPARICION.