LOS ÁRBOLES SAGRADOS

granviatrafico

 

    Los amantes de los ARBOLES conocemos, que en las distintas culturas, a lo largo de los tiempos, la imagen de los arboles, es el símbolo de VIDA de la NATURALEZA. Estos seres VIVOS elevan su tronco por el AIRE sobre nosotros, que se abre en un abanico de ramas hacia el CIELO, hundiendo sus raíces en el suelo, bajo nuestros pies, para entrar en contacto con la madre TIERRA. La singularidad única de la vida de los ARBOLES, de vivir inmóviles, ARRAIGADOS a la TIERRA , pero desarrollar parte de su ser en el AIRE, para poder llevar a cabo su principal función vital, la de CRECER Y MULTIPLICARSE, representa una gran diferencia con la VIDA ANIMAL, en cuya actividad cotidiana no necesita sostenerse en el suelo a través de unas raíces. Los árboles dominan tres reinos, el de la luz, el de la penumbra y el de la oscuridad total, siendo el dominio de estos tres reinos, el verdadero PODER de la naturaleza arbórea.

    En una ocasión le preguntaron al arquitecto Antonio Gaudí, que les mostrara cual era su mejor libro sobre ARQUITECTURA, y mirando al exterior por la ventana de su estudio, apuntando a un árbol que crecía en su patio dijo: “Ese árbol de ahí fuera es mi mejor tratado de ARQUITECTURA”. Sin duda, contemplando las columnas arborescentes de la SAGRADA FAMILIA, estas columnas son un ejemplo del equilibrado poder vertical de estos SERES VIVOS, dotados de RAICES, TRONCO T RAMOS.

    El culto a los ARBOLES se remonta a la más remota ANTIGÜEDAD, jugando un papel muy importante en las antiguas culturas ( celtas, germanos, galos, griegos, romanos....). En muchas religiones se hablaba de las distintas divinidades que vivían en los árboles, y hoy día son muchas las tradiciones que tienen su origen en este culto, dando lugar a que determinados ARBOLES sean considerados SAGRADOS, como el ROBLE para los CELTAS, el MELOCOTONERO para los CHINOS o el MANZANO, para los GRIEGOS, así como otras muchas especies que eran consideradas SAGRADAS por su utilidad, su escasez, su resistencia o por evitar qu fueran taladas.

granviatrafico

 

    Los CELTAS que poblaron gran parte de EUROPA, hasta que los ROMANOS y los GERMANICOS los expulsaron, para relegarlos al norte de las ISLAS BRITANICAS, IRLANDA, FRANCIA y parte de ESPAÑA, han sido el PUEBLO que ha dejado las huellas más profundas, por su estrecha relación con la NATURALEZA, en la que los ARBOLES se convirtieron en el eje central de su MITOLOGIA, pues los CELTAS basaron todas sus creencias en la NATURALEZA, por ser este el medio en que VIVIAN, y ser los ARBOLES los que les proporcionaban cobijo, calor y alimentos, siendo la observación de su comportamiento y evolución, a la que asociaron los demás fenómenos vitales, imprimiéndoles un carácter SAGRADO.

    En el mundo CELTA los ARBOLES representaban el HOGAR, por lo que eran los SERES VIVOS más importantes de la NATURALEZA. Los DRUIDAS, sacerdotes célticos, analizaban todos los signos que percibían de la misma, para poder hablar con ella, y cuando se invocaba a un DIOS, lo hacían por medio de los ARBOLES, que eran para el pueblo CELTA, además de fuente de ENERGIA, el punto divino de encuentro con los tres planos representados: primero por el tronco del ARBOL, que significaba el mundo material, porque de él se extraían la leña y los alimentos; en el segundo plano se encontraba el mundo de los sueños. representado por las raíces del ARBOL, que se internaban en el suelo subterráneo, en el que se encontraba el secreto de la sabiduría de la TIERRA, y en el tercer plano se encontraban la copa del ARBOL con sus RAMAS que se dirigían hacia el cielo, y eran movidas por el viento, siendo la parte del ARBOL que significaba el plano divino de la conciencia.

granviatrafico

 

    Pero los ARBOLES eran tan importantes para los pueblos CELTAS, que los DRUIDAS y las DRUIDESAS tenían su morada en ellos, y solo en escasas ocasiones se acercaban a los poblados y se mezclaban con la gente, que les consideraba grandes estudiosos de los ARBOLES de cada región. Los BOSQUES eran considerados por los DRUIDAS como CATEDRALES, y en ellos se llevaban a cabo todas sus fiestas rituales y ceremonias. El poder de los dioses se hallaba místicamente en cada uno de los ARBOLES del BOSQUE, y cada ESPECIE era consagrada a un DIOS o era el símbolo de una virtud.

    Si volvemos a nuestro mundo de hoy día, y somos conscientes que los ARBOLES, no solo nos aportan el oxigeno, que necesitamos para vivir, sino que además son fuente de sustento de todos los seres vivos, que frenan la erosión hídrica reteniendo la tierra, que minimizan el riesgo de riadas y avenidas, que contribuyen a la carga de los acuíferos, que retienen la humedad, que sustentan la biodiversidad y que absorben el CO2, todo ello sin pedirnos nada a cambio, que no sea otra cosa que ayuda para no mantenerse, en el olvido total al que se ven sometidas sus labores de CONSERVACION. ¡QUE INGRATITUD ! DAR TANTO Y NO RECIBIR NADA A CAMBIO.

    Para terminar sería bueno recordar una MALDICION de una tribu del AMAZONAS:

    “El DIA QUE YA NO QUEDEN SUFICIENTES BOSQUES, EL CIELO CAERA SOBRE NOSOTROS”