Imprimir
Visto: 3013

   San Pablo de Los Montes (Toledo)

   Después de unos días pasados por la nieve y el hielo, las televisiones nos han mostrado las más variadas imágenes, a cual más bellas, de nuestros montes cubiertos por la nieve, y cada cual se ha transportado, a los lugares de montaña que guardo en mi memoria, a los que imagino con su manto blanco. De este modo, entre otros parajes, yo recordada como en mi niñez, el día de la Candelaria, veía caminar a mi madre desde el balcón de mi casa, por encima de más de medio metro de nieve, para llegar a la misa de un pequeño pueblo de los Montes de Toledo.

    Desde este bello recuerdo de mi niñez, me he pasado a imaginar como serán los parajes, nevados de una de las cordilleras más emblemáticas y bellas del mundo, Las Rocosas, parte de las cuales se extiende, de Norte a Sur en Estados Unidos durante 2.000 Km., desde Montana a Nuevo México. Toda esta cordillera, que he tenido la suerte de recorrer en verano, he pasado a imaginármela, ayudado por la nieve y el frío, cubierta de nieve.

  

    Esta cordillera situada en el oeste americano, marca el clima de la tercera parte del país, pues los vientos húmedos del Pacífico descargan toda la humedad en sus laderas que caen al occidente, y por las laderas orientales bajan como vientos secos, dando lugar a climas bien diferenciados, como el húmedo y cálido de California y el seco y frío de Nuevo México y las llanuras de las praderas. Las diferencias climáticas que marca la situación de esta cordillera, es origen del asentamiento de una gran biodiversidad, acompañada de distintos y diferenciados pueblos de nativos: Apaches, Arapahoes, Pies Negros, Cheyenes, Shoshones, Soux, Utes y Anasazis, entre otros, que lucharon por la posesión de sus tierras, y terminaron por verse relegados a vivir encerrados en sus reservas, en las que a día de hoy no acaban por integrarse en el estilo de vida americana y languidecen entre el alcohol y las drogas, salvándose unos pocos que aprovechan el tirón turístico, y mantienen los servicios de hostelería, junto con algunas casas de juego en los territorios que como reservas les asignaron.

  Aspen Snowmass (Colorado, EEUU)

    Ahora en plena temporada de esquí, en Las Rocosas se encuentran las mejores estaciones del mundo para practicar este deporte, empezando por la más conocida de ASPEN, en Colorado, donde a este “paleto” toledano le sorprendieron sus servicios públicos con abundantes frascos de agua de colonia, para uso y disfrute gratuito de sus ciudadanos y visitantes. Un poco más al norte, en las faldas de las laderas que caen hacia Salt Lake City, en Utah, se celebraron hace poco unas Olimpiadas blancas, que aunque marcadas por los sobornos que les brindaron a los componentes del Comité Olímpico por sus organizadores, sus bellos paisajes e instalaciones,son merecedores de la celebración de un evento como este. Todos los rincones de esta cordillera, en esta época, son visitados por los esquiadores de todo el mundo, pues allí se encuentran las estaciones más exclusivas y los servicios más variados, para complacer a las personas más exigentes.

    Pero Las Rocosas son el lugar donde se asientan los Parques Nacionales más emblemáticos de Estados Unidos, empezando por el primero que se creó por el hombre en el tiempo, con la manifestación de geología, flora y fauna más espectacular que se puede concentrar en la naturaleza, y que me atrevo a decir que, para todas las personas interesadas en el mundo en la conservación de los recursos naturales poco alterados, este Parque, YELLOWSTONE, es un ejemplo a imitar.

  

    Además del mencionado Yellowstone, aquí se ubican otros Parques Nacionales como el de GRAN TETON, que se eleva 4.200 m. sobre la hondonada de Jackson, hondonada que fue donada por John D. Rockefeler a cambio de explotar la concesión de todos los servicios del parque, y donde este majestuoso pico se recorta sobre el azul intenso del cielo, por encima de las grandes praderas. En el entorno de Jackson se encuentra también una de las mayores estaciones de esquí de U.S.A, popular porque sus visitantes suelen ser componentes de la alta clase política americana.La plaza principal del pueblo, toda ella de madera como las del antiguo oeste, está adornada en sus esquinas con enormes arcadas de grandes cuernos de alce, y en sus calles es posible perderse por las más de treinta galerías de arte.

    Si seguimos con los Parques Nacionales, aquí nos encontramos con los parques geológicos de CANYONLANS, ARCHE, CAPITOL REEF, BRICE CANYON Y ZION, todos ellos en el estado de Utah, entre los que se encuentran uno de los ejemplos más variados y espectaculares de la erosión eólica del mundo. Desde cualquier punto panorámico que lancemos una visual, nos encontraremos con mesetas almenadas, picos en forma de aguja o de las formas más variadas, así como cientos de arcos naturales. Estas fantasías geológicas son el resultado de unos 20 millones de años de erosión hídrica en la que han colaborado el viento la lluvia y las heladas. Todos estos elementos naturales, en los que las rocas son los elementos básicos, presentan un variado colorido, según la resistencia de los distintos estratos a los agentes erosivos que con sus formas multicolores, causan la sensación de estar presenciando enormes manifestaciones de pintura abstracta.

    En el centro de las Rocosas se encuentra el Parque Nacional que lleva su nombre, el ROCKY MOUNTAIN, en el que más de sus tres millones de visitantes anuales pueden practicar el montañismo, escalada, pesca, esquí alpino y de fondo, dentro de un paisaje que se encarama por encima de los prados subalpinos, hasta las mismas cumbres, por lo que su Trail Ridge, principal carretera que recorre el parque, está cerrada de octubre a mayo por la nieve.

  

    El GRAN CAÑON DEIL COLORADO y EL BOSQUE PETRIFICADO, son los dos Parques nacionales de Arizona, que aporta este estado a Las Rocosas. De la grandiosidad del primero, descubierto hace casi 500 años por el español Lopez de Cardenas, basta decir que es considerado como una de las maravillas del mundo, consideración que uno comprueba al visitar sus 300.000 Ha. por cualquiera de sus dos entradas, la Norte y la Sur, desde las que se divisan los paisajes más espectaculares que hallamos podido imaginar. Sobre El Bosque Petrificado decir que sus manejable extensión de 38.000 ha, gracias a la carretera interior que cruza todo el parque, de levante a poniente, nos permite descubrir una nueva estructura de masa forestal, la de un bosque cuyos árboles se acostaron sobre el suelo, resistiendo así el paso de millones de años como un bosque fósil, dejándonos ver hacia el norte las imágenes difuminadas del Desierto Pintado.

    En el límite sur de Las Rocosas, en la frontera entre Nuevo México y Colorado, nos encontramos con el Parque Nacional de MESA VERDE, único parque de Estados Unidos que tiene la singularidad de estar dedicado a la Arqueología de las ciudades de los Anasazi, descubiertas también por el explorador español Juan Maria de Rivera en el año 1765, ciudades que ocupan los huecos de sus acantilados, en las que distribuían su superficie de estas acondicionadas cuevas, y las utilizaban con fines defensivos para protegerse de los ataques de otras tribus nómadas belicosas.

    Abandonamos ya esta cordillera de Las Rocosas, en la que estos días de nieve hemos imaginado cubierta por un manto blanco, con sus maravillosos paisajes y espacios naturales protegidos, en los que la Naturaleza se ha mostrado generosa con ellos, dotándoles de frondosos bosques llenos de cascadas, ríos y lagos. Nuestro agradecimiento a los conservadores de estos paisajes, por poder seguir disfrutando desde hace más de un siglo, de estos Parques, durante las cuatro estaciones del año, aunque sea soñando.