Imprimir
Visto: 2781

 Vendedores de crecepelo...

    Después del espectáculo representado en la constitución del PARLAMENTO, en la toma de posesión de los DIPUTADOS elegidos en las elecciones del 20-D, espectáculo montado por una parte de los mismos, a semejanza de una asamblea de cualquier FACULTAD universitaria, de la que no están dispuestos a salir para integrarse en la SOCIEDAD CIVIL, a la que tienen miedo, pues la composición de la misma es tan diversa, que no admite el pensamiento único, causante de los mayores males humanos, económicos y medio-ambientales en el último SIGLO, en todos los países que por la fuerza lo impusieron.

    De momento, nadie se había atrevido a profanar el TEMPLO de la DEMOCRACIA, que es lo que representa el PARLAMENTO, aunque después de la profanación de la capilla católica de la COMPLUTENSE, por personajes premiados con cargos políticos de responsabilidad, sin haberles aplicado la corrección LEGAL correspondiente, es posible que, mientras dure esta LEGISLATURA, como dicen algunos, si no se ganan con la MAYORIA de los votos las distintas INSTITUCIONES, se tomaran al ASALTO, sin que todo el PUEBLO, y no un 20% del mismo, se de por aludido.

    Algunos españoles de a pie que hemos formado parte de esta NACION, cuando era una DICTADURA, y hemos contribuido activamente a transformarla en una DEMOCRACIA, para que nuestros vecinos de la EUROPA del PRIMER MUNDO nos admitieran en su CLUB, no entendemos que los que no participaron en esta transformación, pues aun no habían nacido, se empeñen en que ESPAÑA salga de este CLUB, sin contarnos hacia que PARAISO, de los existentes, nos dirigirán después. Lo que si sabemos, es que en algunos de estos paraísos, en los que con su consejo han tomado el poder por asalto, la INFLACION en el último año alcanzó el CIENTO CUARENTA POR CIENTO, situación que parece difícil silenciar, cuando ella perjudica a los más débiles. No sabemos que nos pasará mientras permanezcamos en el CLUB EUROPEO, pero si algunos pretenden que salgamos del mismo, nos llevarán por un camino que sabemos que, hacerlo solo, no conduce a ninguna parte.

    Parece que los que pagamos con nuestros impuestos a TODOS estos DIPUTADOS, vamos a tenernos que acostumbrar, a que algunos de ellos acudan a ocupar sus escaños con zapatillas deportivas, con camisetas alusivas de distintos colores, sin peinar y sin lavar, mostrando una falta de respeto hacia quienes les pagamos el sueldo, que por cierto es bastante magro para muchos de ellos, pues el primero que reciben en su nueva vida laboral.

    Si hemos sido curiosos, y hemos leído los perfiles personales de algunos de ellos, hemos descubierto que nos van a representar como DIPUTADOS, personajes que ellos mismos se enorgullecen, de tener experiencia como cajera de un multinacional de comida rápida; de ser pescador de truchas; de ser guardia cvil y “entrar en el PARLAMENTO para tapar los boquetes de Tejero”, o de llevar desde los dieciocho años militando en un partido político. Seguro que con estos méritos serían seleccionados para ocupar cualquier puesto de trabajo, aunque para sentarse en un escaño, los LIDERES de los distintos grupos políticos deberían cuidar que los representantes del PUEBLO, fueran dignos merecedores del escaño que van a ocupar.

    Empezamos mal esta LEGISLATURA, no por los atuendos, a modo de los disfraces más variopintos, sino por las distintas formas empleadas para acatar la CONSTITUCION, saltándose todas las normas para jurar o prometer la aceptación de la misma, con el compromiso solemne que merece. Lo sorprendente es que los componentes de la MESA toleraran este CIRCO plurilingüe e insólito, dándolo por valido legalmente, ignorando, como debería ser su obligación, la legalidad para que el acto no fuera nulo. Lo más grave es que al día siguiente el TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, o a quien corresponda, no declare sin efectos legales la manera de acatar la CONSTITUCION, y obligar a que se repita el ACATAMIENTO a la misma, declarando nulo el acto anterior.

    Estamos jugando con nuestros principios democráticos, atacando nuestra CONSTITUCION, fundamento de estos, permitiendo que sea atacada y no reconocida por ANTISISTEMAS y SECESIONISTAS, sin que haya TRIBUNAL que la defienda, ni se de por aludido. De la misma gravedad, es que una significativa parte de DIPUTADOS DEL PARLAMENTO, la primera INSTITUCION del ESTADO, se tome a BROMA acatar la CONSTITUCION como la “NORMA FUNDAMENTAL DEL ESTADO”. Mal vamos por este camino que a ninguna parte lleva, como no sea al enfrentamiento entre españples y la la destrucción de ESPAÑA, como anuncian insistentemente los que son partidarios de que las LEYES, que nos hemos dado, no se cumplan. Por ello CUMPLIR Y HACER CUMPLIR LA LEY, cuanto antes, es la única forma de mantener nuestra DEMOCRACIA ante incruentos GOLPES DE ESTADO, que se están ensayando con provocaciones sin respuesta últimamente.