Imprimir
Visto: 2053

    Esta última semana, según nuevos estudios lanzados en distintas REVISTAS CIENTIFICAS, por algunos EXPERTOS, dicen que los cambios en los distintos ECOSISTEMAS MEDITERRANEOS, sin precedentes en los últimos DIEZ MIL AÑOS (CIEN SIGLOS), “convertirán el sur de nuestra PENINSULA en una zona DESERTICA”.

    Esta profecía llega muy tarde, y estos EXPERTOS, ahora apuntados al fenómeno del CAMBIO CLIMATICO, se olvidan que al menos desde hace más de un SIGLO, determinados PROFESIONALES propiciaron la creación, en 1901, de las DIVISIONES HIDROLOGICO FORESTALES, para frenar los fenómenos de EROSION y parar el avance del DESIERTO. Mientras estas duraron, por aquello de que “SABER ES HACER”, el desierto se paró con actuaciones, ahora emblemáticas, en SIERRA ESPUÑA,VALLE DE LOZOYA, CUENCA ALTA DEL GUADALMEDINA y DUNAS DE GUARDAMAR y ROSAS, entre otras, ahora declaradas como ESPACIOS NATURALES.

    Cuando se crearon las mencionadas DIVISIONES, en la PENINSULA existían NUEVE MILLONES DE HECTAREAS con alta INTENSIDAD EROSIVA, de las cuales 3,5 MILLONES correspondían a ANDALUCIA, 1 MILLON a la COMUNIDAD VALENCIANA, 0,97 MILLONES a CASTILLA LA MANCHA y 0,96 MILLONES a EXTREMADURA, por lo que ahora denuncian de ANDALUCIA, era conocido y denunciado por determinados PROFESIONALES.

    Además, cuando estas DIVISIONES fueron suprimidas en 1972, coincidiendo con la desaparición del ICONA, existían estudios que recomendaban ACTUACIONES PRIORITARIAS en distintas CUENCAS HIDROGRAFICAS para frenar la EROSION y desaparición del suelo (DESERTIZACION), sin que los ECOLOGISTAS, que fueron los que propiciaron la DESAPARICION del ICONA, fueran conscientes de lo que suponía suprimir la CORRECCION HIDROLOGICO FORESTAL de nuestras cuencas, que proponía actuar urgentemente sobre NUEVE MILLONES DOSCIENTAS MIL HECTAREAS, que pierden suelo desde 50Tm/Ha/año a más de 200/Tm/Ha/año, catalogando su EROSION entre ALTA Y EXTREMA, y alcanzando las pérdidas de SUELO, según las superficies afectadas, un total estimado de SETECIENTOS CINCUENTA Y TRES MILLONES DE TONELADAS por AÑO. Estas pérdidas, para que la gente nos entienda, equivale a la carga de TREINTA Y OCHO MILLONES DE VOLQUETES de VEINTE TONELADAS, que puestos uno detrás de otro, darían casi SEIS VUELTAS A LA TIERRA:

    Visualizada esta PERDIDA, cuando desde hace más de un SIGLO se viene detectando, no es hora de que los EXPERTOS aprovechen para , como una novedad, ASUSTARNOS con lo que les puede pasar a nuestros suelos cuando lleguen los efectos del CAMBIO CLIMATICO, cuando desde hace casi MEDIO SIGLO se suprimieron las DIVISIONES HIDROLOGICO FORESTALES, único ORGANISMO para frenar la EROSION HIDRICA y parar la llegada del DESIERTO.

    Aquí hubo muchos EXPERTOS, en la TRANSICION, que se empeñaron en romper, no en mejorar, la POLITICA FORESTAL, consiguiendo con ello el inicio de la REGRESION, de muchos de nuestros BOSQUES y de todos nuestros SUELOS. Pero transcurrido casi MEDIO SIGLO, pues los errores FORESTALES no se perciben de forma inmediata, ahora se dan cuenta que hay que dar marcha atrás en la mayoría de las decisiones que se tomaron, sin mencionar nunca que fueron estos EXPERTOS, apoyados por unos políticos IGNORANTES, los que creyeron que había que suprimir la labor de los PROFESIONALES para ayudar a la SOSTENIBILIDAD de la NATURALEZA , y así ganarse los VOTOS de los VERDES, voto al que se llegó a llamar el VOTO SANDIA, por aquello de ser VERDES por fuera y ROJOS por dentro.

    Menos mal que ya terminaron desapareciendo todas las que se conocieron como AGENCIAS MEDIOAMBIENTALES, establecidas en distintas AUTONOMIAS, y que consiguieron, con una GESTION inadecuada de los RECURSOS NATURALES RENOVABLES, romper su SOSTENIBILIDAD, con la aparición de PLAGAS de BOTULISMO en las ANATIDAS DE DOÑANA o la TOTAL desaparición de las poblaciones de CABRAS MONTESES en CAZORLA. Sin mencionar el cambio de GESTION de los INCENDIOS FORESTALES, tratándolos como INCENDIOS URBANOS, sin contemplar que estos son ESTATICOS y aquellos son DINAMICOS, cambio que propició un tipo de GESTION que sigue permaneciendo en algunas AUTONOMIAS. Estos ERRORES silenciados, no podrán nunca corregirse si no son continuamente DENUNCIADOS.

    Es hora de que los abundantes procesos EROSIVOS, que contribuyen a la DESAPARICION de nuestros SUELOS, que se han dado en llamarse de “DESERTIZACION”, que se conocen desde hace más de un SIGLO, sean atajados de forma PUNTUAL Y CONTINUADA, pues disponemos de TECNOLOGIA para hacer frente a su CORRECCION, siempre que estén dotados de los recursos necesarios para atajarlos.

    A estas alturas, no creo que nadie ponga en duda que la VEGETACION, no solo protege al suelo del impacto directo de las gotas de lluvia, sino que la acumulación de sus restos en las capas superiores del suelo, así como las de las más profundas producido por los sistemas radicales, facilitan la infiltración del agua y frenan la escorrentía, desactivando todo tipo de fenómenos EROSIVOS. Pero para más abundamiento, la LEGISLACION CONSTITUCIONAL es sensible a esta situación, cuando en la LEY 29/85 de Aguas en el “Art. 40. decía: Los Planes hidrológicos de cuenca comprenderán obligatoriamente…..h) Los planes hidrológico forestales y los de conservación de suelos que hayan de ser realizados por la Administración”. Así como en Real Decreto Legislativo 1/2001 del texto refundido de la Ley de Aguas en el que en su articulo 42 vuelve a hacerse referencia al contenido de los planes hidrológicos de cuenca: “42.h) Los planes hidrológico-forestales y de conservación de suelos que hayan de ser realizados por la Administración”.

    Por lo anterior, no existe disculpa alguna que sigamos contemplando impasibles, la desaparición paulatina de nuestro SUELOS, cuando sabemos que la recuperación de la PERDIDA de UN centímetro del mismo, necesita que pase un MILENIO para regenerarse, si esto se produjera de un modo natural.

    Basta ya de ANUNCIARNOS la llegada del DESIERTO, cuando lo que debemos insistir es con PROMESAS de PARARLO, con actuaciones fundadas en la CORRECCION HIDROLOGICO FORESTAL de TODAS las CUENCAS DE ESPAÑA, con la vuelta a las DIVISIONES HIDRLOGICO-FORESTALES, que cuando fueron creadas en 1901 tenían por OBJETO lo que ahora muchos EXPERTOS reclaman:

    “Será objeto de este servicio la REPOBLACION, EXTINCION DE TORRENTES y RESTAURACION DE MONTAÑAS, en todas las cuencas hidrológicas de ESPAÑA...”

    Está claro que estos SERVICIOS solo podrán ser GESTIONADOS por la ADMINISTRACION CENTRAL, pues es un PROBLEMA DE ESTADO, no de las AUTONOMIAS, la DEFENSA de todos nuestros SUELOS contra la EROSION . Si al GRITO de REPOBLACION O DESIERTO, no nos ponemos MANOS a la OBRA, todo nos seguirá llevando de manera INEXORABLE e IRREVERSIBLE, como en el último MEDIO SIGLO, hacia el DESIERTO.